#MFMex12 #Chef Bo Bech @Bo_Bech en Madrid Fusión México 2012 @madridfusionMex 12 Jun 11:30 hrs

Si hoy Copenhague es una de las más dinámicas capitales gastronómicas de Europa -con siete restaurantes “estrellados” por Michelin y apenas un millón de habitantes-, Bo Bech es sin duda uno de los personajes claves en la inusitada “revolución” gastronómica que vive la capital danesa desde hace unos años.

Desde su remota y privilegiada posición, en un colorido local adjunto al edificio del Paustian -Meca del diseño escandinavo, en una zona portuaria tan alejada del centro de la ciudad que obliga al restaurante a anunciar: “Lejos del centro, casi en el quinto infierno, donde vuelan las gaviotas y atracan los barcos, allí nos encontrará”- este chef es incapaz de pasar inadvertido.

Y no sólo por su imponente figura y la calidez -más propia de un latino- con la que acoge a los visitantes, ya sean habituales o desconocidos. Bo Bech destaca en el pelotón de los jóvenes y talentosos chef daneses porque aborda la cocina desde una perspectiva culta, respetuosa con la tradición de la alta cocina, y, al mismo tiempo, actual y desenfadada.

Tal como revela Andoni Luis Aduriz -su amigo español, con el que comparte no pocas facetas en su filosofía culinaria- el danés es un hombre que disfruta comiendo, una condición indispensable para un buen cocinero que -triste paradoja-, no siempre se repite en los profesionales de los fogones. Desde esta pasión frente al plato, Bo Bech ha ido cimentando una amplia cultura culinaria, que no se limita a comprender o ejercer las técnicas habituales en la vanguardia (ya se sabe, esferificaciones, deconstrucciones, bocados nitrogenados, etc.) sino que llega hasta los mismos orígenes de la alta cocina. De ahí que no sorprenda encontrar en el moderno Paustian un menú dedicado a Brillat-Savarin.

Con platos de corte más clásico que el chef resuelve con la misma gracia y soltura que los que integran el menú Clorofila -esencialmente vegetariano- o el bautizado como El Alquimista, que resume de alguna manera todas las dimensiones de la cocina de Paustian y la visión de Bo Bech: “un menú que se orienta hacia el futuro sin perder de vista la cocina clásica”. En definitiva, una cocina en donde cabe de todo -incluso el buen humor-, pasada por un tamiz culto, humano y siempre lleno de vida. Como suele suceder con los chef más sensibles, comer en Paustian equivale a conocer a Bo Bech. Y viceversa.

Por Federico Oldenburg

Vía: www.madridfusion.net

Twitter: @Bo_Bech

Publicado el 03/06/2012 en Chefs, Madrid Fusión México 2012 y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: